martes, agosto 16, 2005

Lágrimas y Risas


.
Ayer fue un día complicado... entre que tenía que lidiar con asuntos familiares y el que un amigo se me indigna por un comentario que hice... pero que me hace el show completo! no teatritos callejeros...
.
en fin!
.
Así que al final del día, ahi me tenían en mi casa apaciguadita apaciguadita... trankiki como diría alguien que conozco, veía las noticias y algo me puso feliz, mágicamente, feliz:
.
En las playas de Oaxaca (que dicho sea de paso, un excelente lugar para visitar, tanto la capital como sus mares) arribaron miles de tortugas golfinas a desovar, las imágenes televisivas eran impactantes, muchas, muchas tortugas hermosas dejaban sus huevitos delicados (cofiando en que estarán bien... o tal vez por que no les queda otro remedio).
.
Es tan sublime como trabajan los demás seres que habitan este planeta, llevan a cabo su función, cumplen con su cometido, sería fantástico que los humanos hiciéramos nuestra parte, respetáramos a los más débiles o desamparados (refiriéndome a las tortuguitas), dejarlas hacer su trabajo, para que con esto, algunos otros más conectados a la naturaleza puedan derramar una lágrima de emoción ante tremendo espectáculo.
.
Ni que decir cuando pasados unos 40 días las pequeñas tortuguitas busquen llegar al mar para (no-tengo-idea-como) seguir el ciclo de su vida en esas inmensas aguas.
.
Y como enmarcando dicho suceso, una lluvia de estrellas, ¿¿que más se necesita para ser feliz?? no creo que haya mucho que pedir si se tiene la capacidad de admirarse de lo más bello que se tiene en la tierra.
.
Y no me cansaré de decirlo: hay que enseñar a los niños, mostrarles lo que realmente es valioso, antes de que se nuble su vista buscando unos cuantos pesos, pasando de largo un atardecer, una flor llena de contrastes, una luna, una estrella fugaz, una pequeña y frágil tortuguita que buscará el camino a casa.
.
Seamos responsables, como los únicos seres racionales (aunque a veces no lo parezca) sobre la tierra, cumplamos nuestro deber de mantener el órden, respetando las bellezas de este planeta, tomando en cuenta que no son infinitas.
.
Y como no quiero acabar con "tristeza" este post, ya que cada que se habla de algo como esto de forma casi obligada hay que mencionar a los monstruos que destruyen lo que este mundo tiene, algunas imágenes de el paraiso en el que vivimos:



Mientras se pasea plácidamente por su enorme casa:




Sabían que los machos nunca salen del agua???




Como diciendo: Suaaaaveee!!! (¿vieron buscando a Nemo?)



Miren... que pequeñas...




Fin

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola Rossette, tienes razón, si midieramos las consecuencias de nuestros actos nos daríamos cuenta de que todo lo que hacemos o dejamos de hacer tiene una repercusión muy importante en nuestro entorno, en el caso de nosotros como humanos, repercute en nuestras relaciones, en la naturaleza, en el trabajo, en todo. Yo creo que hay una edad en la que te cae "el veinte" y tomas conciencia de todos tus actos, de la responsabilidad de vivir en este planeta y de lo que heredarás a tus descendientes sean tus hijos (si los tienes o los planeas sino piensa en los de tus hermanos, primos, amigos, etc.), tus sobrinos, amigos, etc. A veces muchos pasamos la etapa de la juventud con el "ahí se va", "me vale m.dr.", y todo nos viene importando poco, a veces nunca toman conciencia algunos, pero esos tarde o temprano la misma naturaleza o la sociedad se encarga de eliminarlos. ojalá y quien lea esto reflexione esto. Saludos! (;))

ciber dijo...

BTW fui yo quien te dejo el comentario - Ciber (;)) Saludos!

Rossette dijo...

Como tu lo has dicho, hay "una edad" como máximo creo yo, lamentablemente los que generan el daño no son chicos ni de dieciseis o diecisiete años... son señores y señoras hechos y derechos, con pleno conocimiento de lo que ocasionan y un valemadrismo que ya quisiera yo para otro tipo de situaciones.

No queda mas que apoyar los lineamientos establecidos para cuidar a las especies de animales que esten o no en riesgo, todo sea por conservar lo que queda de este bello planeta.

Gracias por tu comentario!