lunes, septiembre 26, 2005

Sin disyuntiva.

Aquí estoy, como antes, como ahora, siendo una simbiósis muy peculiar de la niña y la consecuencia de la experiencia.

Aquí estoy, de nuevo viviendo lo anterior, mucho más en el consciente que en el inconsciente, aunque alejada aun de ti.

Expuesta, más valiente, pues en este momento no me importaría que con una daga reventáras lo que me mantiene con vida, serena, tranquila, en espera del descenlace que me convierta o me desconvierta, divertida y feliz, ¿que peor cosa puede pasar? si por fin remediaré aquello que me ha perseguido durante años.

Por el momento, late fuerte el corazón, por el momento, expreso y transpiro felicidad, ¿que bien no? a final de cuentas son los momentos bellos que tal vez antecedan otros, o tal vez son instantes bellos que pagaré con sufrimiento, y a decir verdad no me importa, ámame o destrózame a placer, igual me verás, al final, sonriendo.

No hay comentarios.: